DEL ABADE AL ZURRON: LA SAL | Buenos días Canarias